• Oriol Vilanova - @gentlemendrive

BMW M3 CS


Las siglas M de BMW son toda una declaración de intenciones y si además vienen seguidas por las de CS la cosa promete aún más. Tanto es así que el M3 CS no defraudó en ningún aspecto.

Hablando de aspecto, la configuración de la unidad que probamos no dejaba indiferente. Su color Frozen Dark Blue mate en contraste con el techo y los detalles en carbono, las llantas de 19 y 20 pulgadas en acabado oscuro y las lunas tintadas le daban un look tremendamente agresivo, de chico malo. Una imagen delincuente que muchas veces asustaba a los coches y conductores con los que me cruzaba. Una exclusiva y vitamina