• Oriol Vilanova @gentlemendrive

Bentley Continental GT


Bentley a conseguido con el Continetal GT lo mismo que Porsche consiguió con el 911; un vehículo atemporal que se renueva constantemente sin perder su esencia. Desde la primera generación del Continental GT de 2003, Bentley ha sabido renovar su modelo más comercial de una manera sutil para seguir fiel su elegancia deportiva y sobretodo para mantener su clientela.

Y la mejoría ha sido en todos los aspectos del automóvil. A nivel de diseño presenta una carrocería con líneas más fluidas y algo más de sofisticación en los detalles. Como el embellecedor en la parte baja de la carrocería que envuelve el coche y le da un cierto movimiento incluso en parado. Sigue también con el característico hombro muy marca- do en el paso de rueda posterior que le transfiere músculo y potencia. Un greenhouse muy dinámico y un perfil de líneas puras y armoniosas rematan el conjunto que una vez más es de una maestría sublime.

También excelente es la calidad de sus acabados en el interior del habitáculo. Materia- les nobles y honestidad en su uso, hacen que la experiencia de conducción se convierta en un baño de lujo e indulgencia. Hasta el más mínimo detalle esta tratado como si de una pequeña joya se tratara; una exquisitez casi al límite de lo obsesivo. Incluso elemen- tos tan banales como el propio mullido de los asientos cobran una vida propia cuando tu cuerpo se da cuenta de la comodidad en la que se siente arropado.

Y a nivel dinámico tampoco defrauda. Todo lo contrario. Sorprende. Una delic