• Oriol Vilanova // Spanish

1937 Cord 812 Super Charged


La trayectoria profesional de Errett Lobban Cord encaja a la perfección con la del emprendedor del sueño americano. Durante los años veinte amasó una gran fortuna gestionando diversos negocios en el sector de los transportes. En 1929 fundó la Cord Corporation, que controlaba un conglomerado de más de 150 compañías entre las que destacaban entre muchas otras, la American Airways (hoy American Airlines) y la Auburn Automobiles; la cual rescató del desastre.

Así pues, el grupo Auburn Automobiles, además de la marca Auburn, poseía la prestigiosa Dusemberg y los motores Lycoming, mientras el visionario E.L. Cord empezaba sus avanzados proyectos automovilísticos en la Cord Corporation.

Su primer vehículo, el modelo L-29 fue toda una revolución ya que fue el primer vehículo de producción con tracción delantera. Su revolucionaria mecánica combinada por una elegante estética y conseguidas proporciones propició a que fuese uno de los modelos preferidos por los artistas de Hollywood y por aristócratas europeos que querían estar a la última en tendencias automovilísticas; como nuestro monarca Alfonso XIII; gran entusiasta y conocedor de los grandes automóviles.

No obstante la situación financiera de la empresa era algo precaria y las ventas del modelo L-29 no mejoraron las arcas de la corporación.

Obstinado en su empeño, E.L.Cord no se detuvo. Puso aún más energías y esperanzas en el modelo predecesor confiando su avanzado diseño al joven Gordon M. Buehring, el modelo 810/812.

El Cord 812 Super Charged

A finales de 1935 se presentó el impactante y revolucionario nuevo modelo de Cord; el 810. Un coche que presentaba innumerables avances tanto tecnológicos como estéticos. Faros escamoteables, tracción delantera y suspensión independiente. El ingeniero Alex Tremullis incorporó algunos mejoras en el modelo anterior como el compresor. Así pues el Cord 812 Supercharged de 1937 presenta debajo de la extravagante y futurista carrocería rematada en blanco marfil un motor de 4.7 litros Lycoming con compresores vistos y transmisión electronica Bendix de 4 velocidades más overdrive ofreciendo casi 200 Bhp de potencia. Costando ya en aquella época dos veces más que un Cadillac y cuatro veces más que un Ford V8, el 812 no fué un éxito de ventas cesando su producción en el verano del mismo año 1937 provocando el cierre de la corporación Auburn-Cord-Duesenberg.

Curiosamente, meses antes, el visionario E.L. Cord había vendido todas sus acciones del grupo; retirándose millonario en California.

Avanzado a su época, en 1949 el Cord fue seleccionado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York como uno de los diez mejores ejemplos de diseño industrial de todos los tiempos.

Photos: ©Lluis Carro

#cord #812 #supercharged #gentlemendrive #vilanovacollection

© 2017 www.gtcult.com for Gentlemen Drive Magazine